ft_marca_sobre_obscuro
mvp_logo
Microhabilidad Visión Personal

La declaración de Visión Personal

Afirmaciones y Declaraciones

Marcelo Krynski

”Hemos dicho en repetidas oportunidades que el lenguaje es acción; por ende el habla también lo es. En ese accionar, muchas veces, la palabra debe adecuarse al mundo, mientras que otras, el mundo se adecua a las palabras.

Cuando la palabra se adecua al mundo, decimos que estamos ante afirmaciones. Afirmamos, cuando hablamos de algo que ya existe. Es decir, primero está el mundo y luego la palabra. En cambio, cuando podemos señalar que la palabra modifica al mundo, o lo crea, estamos ante declaraciones. En este caso, primero está la palabra y luego aparece el mundo.

Lo importante de esta distinción que acabamos de señalar, es que nos permite señalar dos tipos de acciones diferentes al hablar. Dos actos lingüísticos distintos”.

Afirmaciones

Las afirmaciones corresponden al tipo de acto lingüístico que normalmente llamamos descripciones. Se trata de proposiciones acerca de nuestras observaciones. No podemos decir que cuando afirmamos describimos a las cosas como son, ya que como hemos dicho anteriormente, nunca sabemos cómo ellas son realmente sino como las observamos. Y sólo observamos aquello que podemos distinguir a través de las distinciones que fuimos adquiriendo a lo largo de nuestra vida.

Por ejemplo, no podríamos observar un auto, si no tuviéramos la distinción auto.

A raíz de lo dicho, podemos manifestar que las afirmaciones se hacen siempre dentro de un “espacio de distinciones” ya establecido, aquello que ya conocemos. Y podemos decir también que la única descripción que hacemos es la de nuestra observación, no la de la realidad.

Las afirmaciones pueden ser verdaderas o falsas, esto depende de los testigos o pruebas que proveo. Y también pueden ser relevantes o irrelevantes, según la relación que ellas tengan con nuestras inquietudes. Una competencia importante en la vida es saber distinguir entre afirmaciones relevantes e irrelevantes y generar las primeras.

Cuando hacemos afirmaciones hablamos del estado de nuestro mundo y, por lo tanto, estamos hablando de un mundo ya existente. Las afirmaciones tienen que ver con lo que llamamos normalmente el mundo de los “hechos”. Cada vez que realizo una afirmación me comprometo a proporcionar evidencia o testigo que así lo pruebe.

Declaraciones

Cuando hacemos declaraciones no hablamos acerca del mundo, sino que generamos un nuevo mundo para nosotros. La palabra genera una realidad diferente. Después de haberse dicho lo que se dijo, el mundo ya no es el mismo de antes. Este fue transformado por el poder de la palabra.

Las declaraciones forman parte de nuestra vida, cotidianamente hacemos y nos hacen muchas declaraciones. Por ejemplo: cuando decimos “rediseñemos la atención al cliente” o “capacitemos a nuestra gente”; “está contratado” o “está despedido”; “entregue el informe a las 15:00”; “puede retirarse”; o cuando una madre le dice a su hijo “podes salir a jugar” o “es hora de comer”; o “te amo”. En todos estos casos el mundo es diferente después de la declaración. La acción de hacer una declaración genera una realidad. Una vez que una declaración fue hecha, las cosas dejan de ser como eran antes. En cada una de estas instancias el mundo se rearticula en función del poder de la palabra. Las declaraciones nos acercan a lo que comúnmente asociamos con el poder de los dioses. Son la expresión más clara del poder de la palabra, de que aquello que se dice se transforma en realidad; que la realidad se transforma siguiendo la voluntad de quien habla.

Las declaraciones están relacionadas con el poder. Sólo generamos un mundo diferente a través de nuestras declaraciones si tenemos la capacidad de hacerlas cumplir.

Las declaraciones no son verdaderas o falsas, como lo eran las afirmaciones. Ellas son válidas o inválidas según el poder de la persona que las hace. 

“El pensamiento, la visión, el sueño… siempre preceden a la acción”.

Orison Swett Marden