Micro-habilidad

Dar y Recibir Feedback

¿Cuándo dar feedback?

Las personas suelen dar feedback de inmediato, de manera improvisada. Esta respuesta inmediata puede ser muy útil porque el incidente está fresco en la menta de todos. Sin embargo, existe el peligro de reaccionar con demasiada premura frente a una situación antes de contar con la información y los datos necesarios o mientras los sentimientos de las personas están todavía muy alterados y crispados.

Sepa cuando intervenir

En cierta forma, saber cuándo dar feedback es más fácil de lo que usted puede pensar; sólo debe adiestrarse para reconocer aquellos momentos apropiados cuando suceden. Ofrezca feedback cuando se presenten este tipo de situaciones:

  • Cuando el trabajo bien hecho, los proyectos exitosos y las conductas ingeniosas deben ser reconocidas. El feedback positivo no se entrega con la frecuencia suficiente, y sin embargo sus beneficios pueden ser muchos.
  • Cuando la probabilidad de mejorar exitosamente las destrezas de una persona es alta. Las destrezas que pueden aprenderse cambian con más facilidad que los hábitos o la personalidad de un individuo.
  • Cuando un problema no puede ser ignorado; cuando la conducta de la persona tiene un impacto negativo en el equipo u organización.

Usted puede ser flexible y sensible ante una situación al momento de decidir dar feedback:

  • Podría decidir dar feedback tan pronto como pueda después que observe la conducta que quiere corregir o reforzar.
  • Tal vez necesite dejar pasar suficiente tiempo como para reunir toda la información necesaria antes de discutir un tema con la persona involucrada.
  • Si la conducta que usted observó fue particularmente molesta, tal vez necesite darles a todos tiempo para calmarse.

El momento adecuado depende de la situación y de la persona involucrada. Trate de determinar si la persona está lista para aceptar su mensaje; de lo contrario, es posible que el feedback no sea escuchado.

Consejo: De feedback positivo a menudo. Afirmar la alta calidad del trabajo de sus subordinados directos es una de las maneras más eficaces de retener a ese empleado valioso.

Por otra parte, evite dar feedback cuando un cambio es demasiado difícil para la persona o está más allá de su control.

Un jefe le pide a un subordinado directo introvertido que se vuelva más sociable en lugar de abordar aquellas conductas laborales específicas que podría cambiar.

Cambiar las actitudes o hábitos de una persona es posible, pero requiere más compromiso que un proceso de feedback típico. El feedback dirigido a este tipo de cambio debe sostenerse en el tiempo y centrarse en el aprendizaje a largo plazo, no sólo en los resultados inmediatos. El aprendizaje a largo plazo normalmente se vuelve una situación de coaching en lugar de feedback.

La importancia de recibir feedback

“Nunca nada bueno ocurre cuando falta el feedback.”El éxito en el mercado depende cada vez más del aprendizaje, pero muchas personas no saben cómo aprender.

Chris Argyris

El feedback positivo es tan agradable como una palmadita en la espalda, pero el feedback correctivo puede ser más difícil de escuchar, aceptar y llevar a la práctica. Recibir feedback con una mente abierta es tan importante como darlo, aun cuando, en cierto nivel, usted podría estar a la defensiva ante sugerencias para mejorar sus destrezas, actitudes o productividad.

¿Por qué nos ponemos a la defensiva?

Los profesionales experimentados a menudo se dicen a sí mismos: “¡A estas alturas debería saberlo todo! Después de todo, he trabajado arduamente, soy altamente capacitado y estoy comprometido con mi trabajo”.

El feedback correctivo dirigido a usted implica que ha cometido un error, que de alguna manera ha fracasado. El fracaso en sí mismo es amenazante para la mayoría de los profesionales que se enorgullecen de su trabajo de alta calidad. La lógica interna a menudo razona que la mejor forma de evitar el fracaso es ser perfecto todo el tiempo. Para ser perfecto, quédese con lo que usted ya sabe hacer y hace bien. Luego, según esta lógica: evite aprender destrezas, conductas y procesos nuevos, y así usted nunca fracasará.

Una vez que usted ha adoptado una postura defensiva, hasta el mejor feedback puede caer en oídos sordos y finalmente terminará culpando a otra persona; tal vez a un supervisor injusto o a un cliente estúpido.

Abra su mente al cambio

El secreto para recibir feedback es abrir su mente para escuchar el feedback, reconocer que usted puede aprender de los errores o incluso de los fracasos y más importante aún, querer aprender. Después de todo, nos debemos a nosotros mismos el asegurar que nuestro aprendizaje se vuelva un proceso continuo, particularmente en un mundo que cambia constantemente.