Fostering Talent - Instituto de Desarrollo Personal y Profesional

Certificación Internacional

Liderazgo Personal

Módulo 5

Gestión de Emociones

“Hay que ser conscientes de que lo que nos provoca malestar o ansiedad no son los eventos, sino cómo vinculamos las emociones a éstos.”

Jonathan García-Allen

Nuestro fin en mente de este módulo es:

  • Gestionar nuestras emociones tomando conciencia del poder y valor de las emociones 
  • Practicar su manejo y   uso efectivo para generar bienestar, paz, y felicidad
  • Conocer el impacto de las emociones y su relación con nuestros pensamientos, conductas, sensaciones en el cuerpo y los resultados.

Redacta un compromiso contigo mismo:

*Tómate unos minutos para reflexionar.

  1. ¿Cómo te relacionas con ser emocional?
  2. ¿Qué de lo aprendido del módulo anterior pondrás a tu disposición?

“La educación emocional es la habilidad de escuchar casi cualquier cosa sin perder tus estribos y tu autoestima.”

Robert Frost

Liderazgo Personal

Gestión de Emociones

Surfer

Esta imagen puede darnos una idea de lo que es el manejo de las emociones. Manejarlas puede compararse con un surfista. 

El surfista maneja el ímpetu del agua sabiendo que puede revolcarlo y a la vez experimenta excitación, miedo, entusiasmo, deseo de logro, etc. 

Sabe que a veces puede estar en la cresta de la ola y sentirse expandido, luego entrar en el túnel de agua, correr el riesgo de un revolcón o salir ileso. 

Las emociones son intensas, son herramientas poderosas, pero si no aprendemos a manejarlas inteligentemente, ellas nos manejan y dirigen nuestros pensamientos y elecciones.  La metáfora de surfear las emociones es muy apropiada cuando hablamos de Gestión Emocional. No se trata ni de suprimirlas, ni de controlarlas se trata de aceptarlas y surfearlas.

Si nos caemos, nos volvemos a levantar.

No hay racionalidad sin emocionalidad.
Las emociones son esenciales para la racionalidad.

Has escuchado la expresión… “Deja las emociones en tu casa, aquí se viene a trabajar…”

¿Qué supone o significa esta expresión?

Posibles ideas:

  • Estoy desconectada- Las emociones no nos ayudan a ser racionales. Nublan nuestra razón.
  • Muchas veces confundimos represión con racionalidad y terminamos implosionando con graves consecuencias para nuestra salud.
  • Otros optamos por explotar y entonces dañamos nuestras relaciones, e igualmente dañamos nuestra salud.

Más bien es lo opuesto. La emoción nos informa sobre las cosas que nos importan, las cosas que son significativas para nosotros y nos ayuda a darle forma a nuestras acciones, son una información vital para la racionalidad pues le agrega el componente de «caring», del cuidado.

Lo que hemos aprendido es que:

  • “No puedes ser racional si no eres emocional¨… pero tampoco
  • “Puedes ser emocional si no eres racional”
  • “No hay racionalidad sin emocionalidad”
  • Reprimir las emociones es mucho más fácil que integrarlas. 
  • Es tentador intentar suprimir las emociones esperando que así podremos actuar con una racionalidad fría.

Aunque a veces las emociones pueden agotarnos en nuestra racionalidad, la racionalidad no puede existir sin nuestras emociones.

Para ser maestros de nuestras emociones necesitamos tratarnos con la misma amabilidad y gentileza con la que tratarías a un niño.

Para iniciar la gestión emocional:

1.- Respetar nuestras emociones, reconocerlas, tratarlas con suavidad:

Con ternura hacia uno mismo y con curiosidad, darles su puesto y su lugar en nuestra vida personal y laboral.

2.- Aceptarlas y no Criticarlas.

  • Cuando el juicio toma la batuta de tu orquesta emocional, la comprensión se esconde: si criticas como sientes no comprenderás por qué sientes así. La crítica y el juicio constante te invitan a reprimir las emociones y no tomar consciencia de ellas y te impiden hacer el ejercicio de contactarlas y manejarlas.
  • Es una señal de sabiduría y madurez comprender que tenemos el poder para no ser un testigo enjuiciador de nuestras emociones, pensamientos y recuerdos sin ser controlados por estos o conducidos a actuar de maneras autodestructivas.
  • Las emociones están conectadas con pensamientos. Antes de analizar los pensamientos que acompañan una emoción tienes que penetrar las capas emocionales que los cubren y la única cosa que te permitirá pasar a través de las capas es «aceptarlas con compasión» y con seguridad lo que lo hará más difícil es juzgarlas de manera severa. 

3.- Convertirnos en Observadores y Testigos

  • Para lograr la gestión de nuestras emociones necesitamos también convertirnos en Observadores y testigos de nuestras emociones. Salirnos de nosotros y vernos desde una postura NO enjuiciadora para así expandir nuestro espacio interior, expresar nuestras emociones, entrar en contactos con ellas, conocerlas  y evitar reprimirlas.
  • Podemos incrementar nuestro «darnos cuenta», «nuestra consciencia» cuando somos testigos y observadores de nuestras emociones.
  • Es decir, adoptando una perspectiva desde la cual puedes observar lo que estás sintiendo, sin apego, para acceder a la información que la emoción te aporta y responder alineado con tus valores.

Las emociones afectan tu fisiología

Emociones y Fisiología

Los estados emocionales, impactan nuestro cuerpo.  Están correlacionados con la secreción de ciertas hormonas y con cambios metabólicos. 

Cuando sentimos miedo las glándulas suprarrenales segregan hormonas de estrés, 

llamadas cortisol o corticotropa. Estas hormonas quitan energía a los centros superiores del cerebro como la memoria y la lógica, y la redirigen a los sentidos y

centros de la percepción. 

Estas hormonas afectan también el sistema cardiovascular: el ritmo cardíaco se acelera 

y la sangre se desvía de los centros cognoscitivos hacia los músculos y las extremidades, 

Preparando al cuerpo para responder a la emergencia. 

El nivel de azúcar (combustible) en la sangre sube y las actividades no esenciales (como la digestión) bajan. 

El efecto global es el de agudizar los sentidos, nublar el razonamiento y poner en funcionamiento el “piloto automático” de la supervivencia. 

En este estado, aquellas conductas que hayan sido grabadas por repetición (pelear, escapar, rendirse), ocurren en forma autónoma.

5 competencias básicas

para el manejo de las emociones

Auto-consciencia
Auto-consciencia
«Darse cuenta»
Auto-aceptación
Auto-aceptación
Auto-regulación
Auto-regulación
Auto-indagación
Auto-indagación
Auto-expresión
Auto-expresión

Auto-consciencia

Primera competencia

Auto-consciencia
Base de la libertad y la responsabilidad

La auto-consciencia y/o auto-conocimiento nos ayuda a:

  • Darnos cuenta de lo que pasa dentro de ti.
  • Sentir nuestros estados emocionales. Reconocer nuestras emociones es una habilidad de supervivencia. 
  • Reflexionar sobre nuestras emociones y ser conscientes de nuestros estados de ánimo. 
  • Darnos cuenta que lo estamos sintiendo, tener conciencia de tu sentir. 
  • Incrementar la intensidad de “darte cuenta”, convertirnos en un observador de nosotros mismos.
  • Desarrollar la capacidad de observarnos.  
  • Ser testigo de lo que nos pasa. 
  • Observar la emoción que nos inunda y entrar en contacto con las sensaciones que nos produce en nuestro cuerpo. Cada persona tiene una manera particular de expresar sus emociones.  

Sin la autoconciencia sobre las emociones no eres tú quien las tiene, sino que ellas te tienen a ti.

  • Mientras menos atención prestes, menos alerta estarás y más grande será la probabilidad de que vivas una vida gobernada por impulsos inconscientes y rutinas automáticas.
  • Cuando desarrollas muy poco la capacidad de ser testigo-observador, pierdes el contacto con tus emociones, cada vez sabes menos que hacer con ellas y no tienes idea de cómo te pueden ser útiles. 
  • Menos capaz serás de desarrollar la parte enfocada y concreta de ti mismo.
  • La auto-conciencia es la base de la libertad y la responsabilidad, indispensable para manejar emociones y acciones.
  • Al no conocer tus emociones, ellas te poseen y dominan, las emociones te ocurren y pierdes una gran oportunidad para sacarles provecho y utilizarlas a favor de tus objetivos y sueños.

Auto-aceptación

Segunda competencia

Auto-aceptación

«0» juicio + compasión + análisis crítico = sabiduría

  • Sentimos como sentimos, nadie te puede decir que no sientas como estás sintiendo. Entonces lo mejor que puedes hacer es aceptar la emoción.
  • Si nos criticamos por sentir, sumamos la culpa – ESTO NO NOS AYUDA.
  • Las emociones están conectadas con nuestra mente, la cual da permiso o no a sentir.
  • No hay emociones malas, ni negativas.
  • Cuando el juicio toma la batuta de tu orquesta emocional, la comprensión se esconde: si criticas como sientes no comprenderás por qué sientes así.
  • Cuando las tratamos con respeto se convierten en caminos invaluables para obtener información importante sobre nosotros mismos.

Auto-regulación

Tercera competencia

Auto-regulación
Si no la practicamos, perpetuamos el ciclo de sufrimiento

Auto regulación significa estar consciente de que estás sintiendo una emoción y dirigir la energía de ese sentir de manera efectiva.

Significa poder expresar las emociones conscientemente, sin explotar haciendo daño a otros ni implosionar.

Cuando EXPLOTAS o REPRIMES incrementas y expandes el ciclo de sufrimiento y frustración.

Nuestro desconocimiento acerca del papel de las emociones en nuestras vidas ha creado el mito de que explotar y reprimir son comportamientos lógicos ante ciertas situaciones.

Sin embargo, si has experimentado el lado perjudicial que resulta al explotar, entonces es el momento de darnos cuenta que explotar nunca resuelve el problema, por el contrario, lo intensifica. Influido por estos casos es posible que hayas decidido ponerle riendas cortas a tu corazón y convertirte en estoico reprimiendo las emociones.

¿Estoico, inmutable?

Insistimos: si hemos experimentado el impacto de explotar ante una situación, es posible que nos hayamos movido al extremo de reprimir los que sentimos recurriendo a una supuesta racionalidad que es sólo inhibir el sentir.

Hacer esto tiene consecuencias, porque apagamos nuestra energía emocional y perdemos la información contenida en la emoción: NO ESCUCHAMOS LO QUE ESTA EMOCION NOS ESTÄ DICIENDO, y es que hay algo importante está ocurriendo en tu vida, que necesitas atender.

En conclusión: Cuando no hemos aprendido a manejar nuestras emociones y sentimos enojo o rabia, decidir explotar puede hacer mucho daño a otros. Por el contrario, reprimir las emociones hace daño a nuestro cuerpo, a nuestros órganos, ocasionando un desbalance que puede conducir a padecimientos y enfermedades.

¿Explosionar o Implosionar?

Implosionar no es ser estoico y tampoco es ser ecuánime o racional.

Cuando la emoción de la rabia va por dentro, puedes hacer un esfuerzo en permanecer impasible y controlado por fuera mientras estás explotando internamente. 

Reprimir las emociones tiene efectos perjudiciales para tu salud: puedes experimentar dolor de cabeza, problemas de sueño, problemas digestivos; o recurrir a fumar o beber en exceso. Puedes desarrollar una alta sensibilidad a la frustración, manteniéndote en un estado permanente de crítica, auto-crítica e irritabilidad.

Hay que estar atentos en no confundir auto-expresión consciente con explosionar, o excusar una agresividad diciendo que se es “asertivo”.

¿En qué consiste la auto-regulación?

Cuando reconocemos, aceptamos y comprendemos el origen de las emociones, podemos manejar los impulsos que nos hacen quedar a merced de éstas.

«Regular significa tener control y dar dirección a la energía emocional.» -Fred Kofman

Daniel Goleman dice que regular las emociones ¨ es la capacidad para subordinar la gratificación inmediata a objetivos y valores trascendentes¨ y afirma que ésta es una de las habilidades psicológicas más efectivas de un liderazgo exitoso.

Auto-indagación

Cuarta competencia

Auto-indagación

La auto-indagación consiste en encontrar las historias, las raíces que dan origen a las emociones y buscar la información que sea útil para poder manejarlas.

Las emociones contienen información valiosa que nos ayuda a tomar mejores decisiones para lograr los resultados que queremos. 

En los siguientes segmentos realizaremos ejercicios, orientados a descubrir la información contenida en las emociones de acuerdo a tres parámetros:

Indagar dónde y cuándo se originó la emoción.

Saber a qué invita la emoción, por ejemplo, la alegría invita a celebrar; y decidir si queremos responder o no a la invitación.

Manejar nuestras emociones también nos ofrece la oportunidad de trascender yendo más allá de saber el origen y la invitación.  

Exploraremos en el cuaderno de trabajo algunas emociones tales como la felicidad, la tristeza, la rabia, el miedo, el entusiasmo.

Auto-expresión

Quinta competencia

Auto-expresión

Para movernos de la auto-indagación a la auto-expresión es necesario articular las historias contenidas detrás de la emoción.

Para descubrir esas historias hemos seguido varios pasos que nos permitieron encontrarlas y responder a la invitación de expresarlas con una acción efectiva y encontrar oportunidades de trascendencia.

Si uno viviera de manera honesta, nuestra vida se arreglaría sola. Si uno actuara con total honestidad, expresando sus verdaderos sentimientos a la persona que más necesita escucharlos (tal vez, uno mismo), estaría haciendo su parte [para ayudar al proceso de curación natural].

Los beneficios que recibiría serían: estar en paz con su conciencia, sentirse saludable y estar conforme con uno mismo, siendo tal como es.

Sobre las emociones:

La palabra «emoción» viene del latín «e-movere» qué significa «mover hacia afuera,” es decir, «expresar», es lo que me mueve; y del Francés que significa generar una fuerte emoción, unida al deseo de hacer algo, es decir «conmover» (generar sentimientos).

Por ello cuando las emociones se reconocen y se expresan adecuadamente promueven acciones a favor de la salud en al ámbito personal, interpersonal y operacional.

Así que el ciclo de la emoción es: generar sentimientos y luego moverse a la acción.

Proponemos los siguientes puntos para expresar las emociones:

  • Exprese sus sentimientos con honestidad.
  • Haga su duelo, perdone, sane sus heridas.
  • Admita las mentiras y distorsiones que usted haya podido expresar (si es que lo ha hecho) y comprenda por qué las cuenta a estas distorsiones.
  • Comprenda y responda de manera efectiva a sus verdaderas necesidades.
  • Abandone sus falsas expectativas.
  • Acéptese a sí mismo como usted es.
  • Hágase responsable de crear su vida en libertad, prosperidad y felicidad

No expresar las emociones y no hacer algo al respecto genera una deuda emocional.

Cuando no expresamos nuestras emociones, tales como la tristeza, el miedo, el enojo y la culpa se vuelven emociones dolorosas. 

Cada una te pide tomar acciones apropiadas. Si las reprimes, incurres en una deuda emocional, que si no pagas puedes llegar a estar en bancarrota emocional, cuyas señales son la resignación, el resentimiento y hasta la depresión.

Cuando expresas emociones placenteras y expansivas, tales como la alegría, el entusiasmo, la gratitud, el amor y sentirse orgulloso tienes unos activos poderosos en tu haber de vida.

Historia de Amor
Cada emoción sentida tiene una historia, una historia de amor.

Hemos visto al explorar los orígenes de las emociones que hay deseos y quereres que fueron satisfechos o fueron frustrados. Lo clave es que había amor tras cada una de estas emociones.

“Amor como compromiso del corazón con el bienestar de otro, con el desarrollo de otro ser humano…”
Fred Kofman

Mas allá del amor romántico

Sin embargo, cuando decimos que “cada emoción es una historia de amor” no estamos haciendo referencia al amor romántico, al enamoramiento, sino de algo mucho más profundo.

Se trata del Amor como “el compromiso del corazón con el bienestar y la prosperidad del otro, con el desarrollo del otro, con el desarrollo de otro ser humano.”

Este amor profundo no requiere que la otra persona te guste o te caiga bien, puede en efecto no gustarte para nada esa persona. 

Por supuesto que reconocemos que hay gente que puede resultarte antipática y no quieres estar cerca de ella.

Pero el amor al que nos referimos, es aquel donde mi corazón desea que la vida de otro sea todo lo que pueda ser, que florezca como ser humano en la vida. Y es que ese deseo, esa buenaventura no está restringida a la gente conocida, a aquella que nos cae bien, sino que es algo que uno puede sentir y manifestar de manera natural y espontáneamente.

Es ver una persona y ver la potencialidad hermosa que es como ser humano. Y es imposible ver esa evolución sin inmediatamente sentir el deseo de ser parte de ese desarrollo de ese potencial por lo hermoso que es, porque es una obra de arte evolucionando. 

Ser parte de esa evolución es un honor.

Por eso en culturas como la de la India y la de Nepal, se utiliza la expresión Namasté.

Namasté

Namas: reverencia, inclinación.

Te: ante ti.

Me inclino ante ti para saludarte

“Todo aprendizaje tiene una base emocional.”

Platón