Fostering Talent - Instituto de Desarrollo Personal y Profesional

Certificación Internacional

Liderazgo Auténtico

Módulo 3

Responsabilidad Incondicional

CILA - Imagen de ingreso

“El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás.”

Anónimo

Nuestro fin en mente de este módulo es:

  • Comprender el significado de Responsabilidad Incondicional
  • Profundizar en el modelo mental: Protagonista vs. Víctima como mecanismo para recuperar responsablemente el poder personal
  • Experimentar la alegría de moverse de una postura de víctima inocente a la de protagonista responsable

Redacta un compromiso contigo mismo:

*Tómate unos minutos para reflexionar.

  1. ¿Qué recursos estás dispuesto a poner al servicio de tu aprendizaje?
  2. ¿Cuál será tu nivel de responsabilidad respecto de este proceso?

¿Por qué cae una manzana?

La respuesta más común que nos viene a la mente es por la fuerza de gravedad. Y es verdad, la gravedad está alrededor de nosotros todo el tiempo.

¿Y si te digo que esta verdad te empuja hacia el resentimiento y la resignación?

¿Y si te digo que hay otra verdad que puede crear una vida de alegría y paz? Esta verdad es tan sencilla como decir: NO, la manzana no cae sólo por la gravedad,

La manzana cae porque existe la gravedad y también porque yo la dejé caer.

Dos perspectivas

Gravedad

Yo dejo caer el libro

Hay dos perspectivas o formas de ver y responder: Lo que puedo hacer, que está bajo mi control y lo que esta fuera de mi control o influencia. 

Todo depende donde pongas el foco:

Decir que el libro cae por la fuerza de la gravedad es una perspectiva que se enfoca en lo que está fuera de tu control.

Decir que el libro cae porque “yo lo dejé caer” se enfoca en lo que yo puedo hacer en medio de una situación para obtener un resultado que quiero.

Otras situaciones

¿Cuáles son las respuestas típicas?

Llegas tarde a una reunión

Decir que te quedaste atascado en el tráfico

O atascado en una reunión

Si llegas tarde a una reunión, lo más seguro es que respondas: “lo siento, me quedé atascado en…” Y es verdad, pero ¿Qué es lo que estás diciendo en realidad?

Estás diciendo que la causa de llegar tarde a una reunión es culpa de otro. Cuando culpas al otro transfieres tu poder a ese otro.

En consecuencia, te quedas sin poder.

LA PERSPECTIVA DE CULPAR A OTRO

TE SACA DE LA FOTOGRAFÍA DE TU VIDA

Cuando asumes la posición de Víctima, te presentas ti mismo como impotente para actuar ante las circunstancias y das a entender que éstas están fuera de tu control.

La verdad que te quedaste atascado en el tráfico o en una reunión porque no estimaste salir con suficiente tiempo o escogiste permanecer en la otra reunión.

En el caso de quedarte en la otra reunión, es posible que fuese una buena elección, pero no decirlo y culpar a la primera reunión, decir que te quedaste atascada, te borra como actor de tu vida.

Al culpar a otros o al entorno

te eliminas como actor principal de la obra de tu vida 

y te conviertes en un espectador.

Esto es lo terrible de la víctima.

  • La víctima presta atención y se escuda en factores en los que no puede influir. Se vé a sí mismo a merced de las circunstancias externas y mantiene su estima personal apelando a la inocencia.
  • Las explicaciones que ofrece para justificar su comportamiento no lo incluyen, porque él o ella no tienen nada que ver con la situación. No reconocen ninguna contribución suya a la situación. Cuando las cosas van mal, la víctima busca a quien culpar, apuntando su dedo al actuar de otras personas. Para él o para ella, son los otros con su actuar los culpables.
La víctima siempre termina en estados de ánimo de resentimiento y resignación. Resiente porque “las cosas le pasan a él” y se resigna, porque no puede hacer nada al respecto de una situación.

En este módulo vamos a explorar más a fondo el paradigma de Víctima vs Protagonista y el significado poderoso de ejercitar la Responsabilidad Incondicional.

De Víctima Inocente a Protagonista Responsable

Asumir o No asumir

Las cosas “me suceden”

Tengo poder para decidir sobre lo que sucede

La posición de víctima utiliza un lenguaje que atribuye la responsabilidad a variables y causalidad exógena, fuera del control de la persona, como por ejemplo decir que:

La manzana se cayó por la fuerza de gravedad, o que se mojó porque llovió. 

  • El autobús me dejó
  • El profesor me aplazó 
  • El lápiz se me cayó 
  • Mi novio me dejó 

Es un lenguaje pasivo, sin poder. 

La posición de protagonista usa variables endógenas para explicar los sucesos porque asume el control de los mismos: entonces el uso del lenguaje refleja una persona facultada, en uso de su pleno poder, por ejemplo: 

  • Dejé caer la manzana, no preví que llovería y no tomé un paraguas al salir
  • Llegue tarde al autobús
  • No estudié y por tanto perdí la materia
  • Elegí no darme cuenta de las señales que enviaba mi novio de que no teníamos un proyecto común

Cuando asumimos responsabilidad, la postura y el lenguaje son activos. 

Asumir que tenemos el poder de decisión conlleva a la obligación de responder por esa decisión. Nos faculta como líder, nos proyecta de manera más efectiva, aumenta nuestro poder de influir e inspirar, expande nuestras opciones y nos hace más conscientes, genuinos y auténticos.

¿Estamos condicionados a nuestras circunstancias?

¿Somos víctimas de lo que sucede a nuestro alrededor y de aquello que nos afecta?

¿VAMOS A SEGUIR CULPANDO A OTROS DE NUESTRO COMPORTAMIENTO O DECIDIR SER PROTAGONISTA DE NUESTRAS VIDAS?

Esta es la otra perspectiva. Aun cuando hay aprendizajes y condicionamientos, convertirnos en protagonistas de nuestras vidas es clave para nuestra salud integral, la de los equipos que lideramos y los contextos que transitamos.

Estados de ánimo del Protagonista

Siente una tranquilidad que le permite descubrir posibilidades.

Experimenta paz interior.

Ser protagonista puede producir algo de ansiedad porque tenemos que elegir y asumir las consecuencias de nuestras elecciones.

Ser responsable exige valentía y coraje para asumir:

“Es nuestra capacidad para responder a una situación ejerciendo nuestro libre albedrío.” 

Siempre respondemos a una situación escogiendo la forma en que lo hacemos.

De acuerdo con esta definición, todas las personas son libres.

La libertad esencial es una condición básica de la existencia humana.

La libertad Esencial humana es Incondicional porque frente a una situación escogemos actuar de la mejor manera.

Actuar responsablemente es ejercitar nuestra Libertad, y al hacerlo decimos que ejercitamos nuestra Responsabilidad Incondicional. 

Identificando el lenguaje en las dos posiciones

El lenguaje es una evidencia de la posición que estamos asumiendo. ¡Nos permite identificar si estamos actuando como Víctimas o como Protagonistas! 

Estar atentos y observar cómo hablamos y nos expresamos nos ayuda a desarrollar la consciencia de la postura o posición en la que nos enfocamos y en la que se enfocan otros con quienes interactuamos. 

En el ejemplo de la manzana, simplemente decir “se cayó” o “llovió”, es recurrir a lo que se llama “explicaciones tranquilizantes”. Es decir “aquellas que atribuyen exclusiva causalidad a factores que se encuentran fuera del control de quien explica” un suceso. Ser “inocente” de las consecuencias de nuestras acciones nos permite “mantener la ilusión de la competencia personal frente a la realidad del fracaso.” 

Veamos este ejemplo: “…frente a las quejas de los usuarios, el manager de sistemas puede argumentar que los errores se derivan de la baja profesionalidad de los programadores (obviando el hecho de que él mismo supervisó el diseño)”; por tanto, concluimos en que cuando asumimos una posición de inocencia lo que estamos haciendo es declarar nuestra impotencia. 

Por otro lado, el que asume una posición de protagonista, que podemos llamar “aprendiz” “…es aquel que privilegia las explicaciones generativas. Reconoce la importancia de los factores que se encuentran fuera de su control, pero se concentra en las variables que puede modificar.”  Responde a la pregunta… ¿en estas circunstancias tan retadoras, que puedo hacer que está en mi circulo de control?

Actitudes, Conductas y Emociones que se desprenden de estas dos posturas

La posición de Victima promueve actitudes, conductas y emociones no conscientes.

En cambio, la posición de Protagonista promueve actitudes, conductas y emociones conscientes.

Tres niveles de responsabilidad

REACTIVO

Reacciona al problema

PROACTIVA

Explora

CREATIVO

Inventa

  1. Reactivo: hacerle frente a una situación en forma reactiva y efectiva a corto plazo. Actúa post facto, es decir, después de la ocurrencia del hecho, por ejemplo, frente a un accidente en una planta embotelladora de bebidas, donde se cae un contenedor, hace lo posible por minimizar y reparar el daño, en vez de buscar a quién echarle la culpa. La responsabilidad reactiva es una respuesta de emergencia que está destinada a apagar el incendio. En un entorno industrial a veces es clave esta respuesta porque hay procesos que operan en forma totalmente automática, y de esta manera se evitan riesgos laborales.
  2. La responsabilidad proactiva, en cambio, es el intento de evitar que comience el incendio.
    La responsabilidad proactiva se orienta a los procesos. Explora, indaga y proyecta posibles consecuencias, intenta diseñar mecanismos preventivos que minimicen la probabilidad de ocurrencia de hechos desfavorables, o minimizar el daño en caso de que se produzca.
  3. La responsabilidad creativa se orienta a las infraestructuras claves.
    El comportamiento está comprometido con la visión del líder, así como intenta generar condiciones que transformen positivamente el sistema de manera integral. Por ejemplo, en vez de hacer que los trabajadores vistan trajes anti-inflamables para protegerse de un posible fuego, redefine el proceso para que esto no sea necesario.
    La responsabilidad creativa busca alternativas a los problemas, más que resolverlos.
  • No estas determinado.
  • Puedes escoger conscientemente.
Más conciencia, más libertad de escoger.
  • Responsabilidad incondicional es responder sin sentirse determinado por las circunstancias externas, porque siempre puedes escoger conscientemente tu camino, que, por lo general, es ser auténtico y feliz.
  • Mientras más consciente estés de que tienes la libertad de escoger, más consciente vivirás tu vida.
  • Ten presente que la habilidad de responder no es sinónimo de habilidad para salir de una situación de manera exitosa.

«Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma.»

Nelson Mandela

Invictus es un poema breve escrito por el poeta inglés William Ernest Henley (1849-1903). Nelson Mandela conservó este poema escrito en una hoja de papel durante su prisión, lo cual fue uno de los apoyos que le ayudó a sobrellevar su encarcelamiento.

Es una demostración de que en las circunstancias más adversas podemos vernos como protagonistas de nuestras vidas y no como víctima de las circunstancias.

No todo está escrito, la indeterminación y la incertidumbre son reales, de allí la importancia de afirmarse como dueño de la propia vida.

Invictus

Fuera de la noche que me cubre,
Negra como el abismo de polo a polo,
Agradezco a cualquier Dios que pudiera existir
Por mi alma inconquistable.
En las feroces garras de la circunstancia
Ni he gemido ni he gritado.
Bajo los golpes del azar
Mi cabeza sangra, pero no se inclina.
Más allá de este lugar de ira y lágrimas
Es inminente el Horror de la Sombra,
Y sin embargo la amenaza de los años
Me encuentra y me encontrará sin miedo.
No importa cuán estrecha sea la puerta,
Cuán cargada de castigos la sentencia.

Soy el amo de mi destino:
Soy el capitán de mi alma.